en Linux

Soy una persona que le gusta variar de escritorio cada tanto. A lo largo de los años he probado varios de los existentes, desde Openbox hasta Budgie. Pero durante todo este año me mantuve bastante estático en el mundo de GTK, comenzando con Gnome, y luego siguiendo con Cinnamon durante muchos meses.

Debo que decir que en Gnome estaba a gusto, era práctico y con algunas extensiones lo tenía como a mi me gustaba. Pero se actualizó de versión, se rompieron varias cosas y ya no volvió a ser lo mismo. No tenía ganas de esperar que se arreglasen esos inconvenientes y me fui a Cinnamon. El cual está muy bien, pero es “tranquilo” y sin posibilidad de jugar mucho en su aspecto.

Debido a esto, y a que sabía que faltaba poco para la versión 5.8, hace un mes me pasé a Plasma (ExKDE). La verdad que tras mucho tiempo sin usarlo, hoy en día es un escritorio completo, estable y muy práctico. Me sorprendí muy gratamente. No tuve un sólo fallo en todo el mes, cuando en versiones anteriores como 5.3 eran cosa de todos los días y por eso lo terminé dejado.

Primero lo configuré como quería con un panel único lateral. Algo que ni Gnome ni Cinnamon me dejaban hacer pero que me resulta muy cómodo dado que así también tengo configurados los windows que uso. Luego le puse un buen tema visual, unos buenos íconos y a salir andando.

Escritorio plasma de septiembre de 2016Sí debo aclarar que no suelo usar las aplicaciones del sistema como kmail, konqueror, etc. Estoy muy acostumbrado a mis propios programas para eso. Por lo que no importa el escritorio, siempre caigo en:

  • Firefox o Vivaldi para navegar (correos por webmail)
  • Clementine para música
  • VLC para videos

Y el resto de aplicaciones me da igual. La única excepción es Dolphin que sí es muy superior a Nautilus o Nemo.

Ahora, con la salida de Plasma 5.8 la semana pasada, debo decir que se nota una mejora considerable en los pequeños detalles. Y eso, para mí suma más que las grandes novedades. Por dar un ejemplo, el systray. Lo han hecho funcionar a dos filas/columnas, entonces en mi panel ancho, se ven dos columnas de iconos pequeños y funcionales. Hasta la versión anterior esto no ocurría y los íconos se agrandaban quedando pixelados y ocupando medio panel aproximadamente. Así varias pavaditas más que mejoran la experiencia en el uso diario.

Y bueno, eso es todo. Simplemente contarles que tras un tiempo ausente volví a Plasma y me encontré una grata sorpresa, así que si no lo usan les recomiendo que lo prueben. Y si lo usan, cuéntenme porqué 😉

PD: Por cierto, hoy mientras escribía ésto me inspiré y moví el panel arriba para probar 😛

Escritorio plasma de octubre de 2016

Posiblemente te interese

  • Pues genial! Creo que lo de la bandeja del sistema doble ya estaba disponible desde 5.7.x pero había que hacerlo editando el tema de Plasma. Ahora en función del tamaño de los iconos que escojas y del número de ellos que aparecen se activa por defecto en Breeze.

    • En su momento le busqué la vuelta, pero nunca pude arreglar los íconos del systray quedando siempre tan grandes como los lanzadores de aplicaciones

  • Yo ahora mismo estoy en Linux Mint MATE, y estoy esperando a que salga OpenSuse Leap 42.2 para poner Plasma 5.8 LTS. Los detallitos que tiene ese escritorio enganchan, una vez te acostumbras ya no estás igual de a gusto en ningún otro escritorio.